jueves, 22 de junio de 2017

RESUMEN DE LA PRIMERA PARTE DE LA TEMPORADA

Perdida la costumbre de hacer un resumen mensual de lo me había acontecido durante ese periodo de tiempo, hoy vuelvo hacer un resumen, pero esta vez no será mensual, este será un resumen de la primera parte de la temporada, o mejor dicho, del año, pues la lesión que fue la que me hizo abandonar la costumbre de resúmenes mensuales, ha estado presente hasta principios de febrero que comencé los entrenamientos con cierta asiduidad.
Aunque terminamos el año participando en la San Silvestre local, esta vez lo hacía lesionado, pero no podía dejar de participar una edición más, enero fue un mes donde iba notando mejoría y podía hace elíptica para ir cogiendo la forma, mientras también sesiones de readaptación tras la lesión era la tónica general, pero con la ilusión de que poco a poco veía el final del túnel.
Ya en febrero comencé con los entrenamientos, poco a poco, siguiendo con la readaptación, elíptica y carrera, y semana tras semana fuimos mejorando completando un mes muy positivo, e incluso a últimos tuve la oportunidad de participar en la media maratón de Valdepeñas, con algunas molestias, pero contento por poder completar más de 21 kms a buen ritmo.
Marzo sería clave, pues aunque seguíamos con sesiones de readaptación, ya hacía rodajes largos y algunas series, también participaría en la media maratón de Bolaños con ya mejores sensaciones y menos molestias, por fin tenía más confianza en poder correr el maratón que con tanta antelación me había inscrito, París me esperaba.
Abril comenzó con los 10k de Ciudad Real, solamente una semana antes del maratón y las sensaciones fueron inmejorables, aunque cierto era que las molestias no me habían abandonado totalmente, pero a solamente 7 días del maratón y en tan poco tiempo el estado de forma era bueno y las expectativas muy buenas.
Así fue, llegó la primera fecha marcada en el calendario de rojo, el 9 de abril me hallaba en la línea de salida del maratón de París, un maratón para disfrutarlo, pues tras salir de la lesión ese era el objetivo principal, y bien seguro que lo disfruté, logré finalizarlo con inmejorables sensaciones, olvidándome de la marca y corriendo como no hace tanto tiempo creía que no lo volvería hacer.
No podía tomarme mucho descanso, pues mi amigo Manuel me había preparado otro reto, ni más ni menos que 50Kms en pista, y como había finalizado el maratón bastante entero comenzamos con los entrenamientos de nuevo, series largas, largos rodajes y tiradas interminables era la tónica, y aunque a veces la rodilla se quejaba, cada vez me encontraba mejor, aunque seguíamos con la readaptación y combinaba algunas sesiones de elíptica, también participamos en carrera del barrio El Povenir, en Alcázar de San Juan, con buenas sensaciones.
Mayo fue un gran mes, donde comenzamos compitiendo ya ritmos más rápidos en la carrera de Manzanares, donde bajaría sobradamente de los 40' tras haber rodado anteriormente 10 kilómetros.
E incluso la media maratón de Almagro tan solo una semana antes del reto de los 50kms la correría a un gran ritmo consiguiendo sentirme de nuevo el corredor que antaño fui, pues no solamente la marca, sino la sensaciones fueron espectaculares, sin duda, más de un año después, volvía a disfrutar corriendo, incluso mis problemas con la alergia estacional al polen no eran tan grandes como en años anteriores.
Ya a finales de mayo, los 50kms estaban aquí, en una tarde calurosa comenzamos con este gran reto, la verdad que creo que bastante preparado, pero no siempre 2+2 son 4, y en el kilómetro 40 tuve un pequeño desfallecimiento que solamente con fuerza de voluntad y con pensamientos positivos logré superar, completando los 50kms y consiguiendo así lograr finalizar dos grandes retos en esta primera parte de la temporada, el maratón de París y los 50kms en pista, aunque el mejor objetivo conseguido fue volver a correr y disfrutar haciéndolo.
Ya en junio y tras 15 días de parón, decidí apuntarme a la retomada carrera de la independencia en Valdepeñas, donde con mucha calor y algo de sufrimiento logré subir al podio tras mucho tiempo sin hacerlo, y 5 días más tarde repetiría el segundo cajón del podio en la segunda edición de la carrera de Membrilla, ambas en la distancia de los 10K, sin duda un broche para finalizar la primera parte de la temporada, a pesar que la calor reinante a sido sin duda protagonista de estos últimos días, que tanto me afecta y me hace pasarlo regular en algunos momentos.
La conclusión es bastante positiva, pues en el mejor de los casos y siendo optimista era difícil imaginar a principios de año que lograría participar en tantas carreras y culminarlas con dos retos de envergadura, lo que me hace estar muy satisfecho de la evolución de mi lesión, que diciendo la verdad, aún “colea”.
Así pues con estos calores que nos esperan en los meses estivales, la reducción de entrenamientos y kilometrajes está asegurada, merecido descanso activo que haré durante estos meses veraniegos, aunque no pararé totalmente y seguiré intentando disfrutar corriendo, incluso en las carreras del circuito, pero seguiremos con entrenamientos cruzados de natación y bicicleta, antes de decidir definitivamente los objetivos de la segunda parte de la temporada, que sin duda ya rondan mi cabeza y que aún no son definitivos para llegar con las pilas cargadas al inicio de la preparación de estos.

lunes, 19 de junio de 2017

10K “VILLA DE MEMBRILLA”, DE NUEVO AL PODIO, DE NUEVO MUCHA CALOR

En un día tan señalado, religiosamente hablando, el día del Corpus Cristi, se celebró en Membrilla la II edición de los 10K “Villa de Membrilla”, una carrera que quiere ir a más, o al menos desde el ayuntamiento lo intentan, cosa que es de agradecer, también con la ayuda inestimable y por supuesto obligada del C.A. Membrilla, pero que deben, o mejor dicho, debemos esmerarnos más, si queremos consolidar una carrera en nuestra localidad, aunque mi opinión personal más extendida esta vez me la reservaré, pues seguro que cada uno tendrá la suya y no quiero crear suspicacias.

Y aquí va mi crónica personal, pues aunque esta carrera no me llegaba en el mejor momento, no podía dejar de participar en una carrera que demandamos muchos de los atletas locales y que sin duda llegará a ser una gran carrera.

Tras los 50kms, aún no he encontrado buenas sensaciones, pero curiosamente 15 días después de este reto, conseguí subir al podio en la carrera de Valdepeñas, y ahora 5 días después lo he vuelto hacer, aunque como corredor popular que me considero, mi objetivo principal es disfrutar corriendo, y en estas dos últimas carreras curiosamente  he echado de  menos las buenas sensaciones, quizás las altas temperaturas,  los restos de polen y sobre todo creo que no he recuperado bien de esos 50 kilómetros, que unido a que en estas fechas siempre reduzco mucho el entrenamiento se ha juntado todo.

Bueno al lío, pues la carrera estaba programada a las 10 de la mañana, y con esta ola de calor las predicciones decían que a esa hora habría 30ºC, y no se equivocó, incluso alguno más, que durante la carrera fue subiendo, por lo que esta circunstancia marcó la carrera, lo cual y tras la experiencia 5 días atrás en Valdepeñas hizo que fuese precavido en la salida, tras una salida en los paseos del Espino empezamos a correr por las calles principales del pueblo, en un circuito algo revirado, pero obligado para pasar por dichas calles, los kilómetros fueron pasando y el ritmo precavido en torno a 4’ el kilómetro era predomínate.

Con pocos corredores por delante, rebasé algunos de ellos, y mantenía la distancia con mi compañero de los 50 kms, Manuel Jiménez, y compartía zancadas con otro compañero de club, José Manuel Villahermosa, pero en ningún momento me encontré con fuerzas, aunque creo que fue tónica general, pues el calor en aumento hacía estragos.

Poco antes de llegar a meta recorté la diferencia con Manuel, mientras José Manuel quedó algo atrás, por lo que con una voz avisé a Manuel de mi llegada, el con un gesto que le honra y a falta de pocos metros decidió aflojar el ritmo y esperarme, entrando una vez más en meta juntos, siendo primero y segundo de nuestra categoría de veteranos, también segundo y tercero absolutos locales, por lo que la felicidad de ser “profetas en nuestra tierra” fue completa, realizando un tiempo de 38’50” y siendo también 9º de la general.

Así pues esta vez tuve que subir dos veces al podio,  sin embargo las buenas sensaciones no llegaron, por lo que es algo contradictorio, pero satisfecho de terminar la primera parte de la temporada con estos podios, por lo que ahora a tomárselo más relajadamente para volver a empezar con más fuerza tras estos calores, de hecho el fin de semana fue relajado en la playa.

Por su parte Ángela también fue de la partida, quien se lo iba a decir, pues al igual que yo solamente 5 días atrás compitió en Valdepeñas y en Membrilla no podía dejar de participar, de hecho era uno de los motivos de retraso de nuestras mini vacaciones, por lo que no sin mucha calor y sufrimiento esta vez bajó de los 60’, algo que sin duda le llenó de moral, aunque llegó algo mosqueada a meta por la falta de agua a los últimos participantes, aunque la recompensa de entrar en meta con Virginia minimizó todo.
Por su parte Virginia no quería competir, pues hacía mucha calor, pero al final se decidió ya que estaba inscrita, controlando la carrera en un principio, pero cometiendo el error de creer que la meta estaba media vuelta antes, lo que hizo que el cambio de ritmo que hizo lo pagase, llegando 4ª a meta con las fuerzas justas, lo que sin duda hizo que se enfadara por el error que tuvo y lo que le costó llegar a meta, por su parte Jorge lo tenía claro y a pesar de estar inscrito las altas temperaturas le hicieron desistir, pero no obstante cámara en mano colaboró esta vez con casi 400 fotografías disponibles para todos los participantes.

Posteriormente, y tras recoger los premios, y participar en familia de esta carrera, nos desplazamos unos días a la playa a disfrutar de un puente, descansando y recuperando fuerzas, pues con esta ola de calor viene de maravilla desconectar y refrescarse, así pues nos vemos en las carreras.





sábado, 17 de junio de 2017

FOTOGRAFIAS II 10K "VILLA DE DE MEMBRILLA"

En esta ocasión mi hijo Jorge, no quiso participar corriendo entre otras cosas por la alta temperatura a la hora prevista de su carrera, las 13:30h, por lo que decidió coger la camara e inmortalizar a su manera lo acontecido en la mañana del día 15.
Aquí os dejo el enlace donde hemos colocado estas fotos que podreis ver y bajar a vuestro antojo.

martes, 13 de junio de 2017

ALICIA MEGIA CAMPEONA REGIONAL ABSOLUTA DE SALTO DE LONGITUD

Manuel Jiménez  bronce en 5000 M-45 y Joaquín Lozano segundo en 10k de valdepeñas.

Con una temperatura cercana a los 40º C. en la ciudad de Toledo, se disputaba la segunda jornada del campeonato regional absoluto y veterano, donde cuatro atletas de nuestro club acudían para representar nuestros colores e intentar hacerse con algún título regional o al menos conseguir alguna medalla.
El primero en competir fue Raul Portal, que tras una confusión en los horarios tuvo que competir sin haber calentado, no pudiendo pasar de las semifinales.
A las 19h 15´empezaba el concurso de salto de longitud, donde teníamos puestas las mayores esperanzas con la saltadora de Manzanares pero que milita en las filas del club atletismo Membrilla, Alicia Megia,  en un concurso impecable en la que desde el primer salto se puso a liderar el concurso, siendo su segundo salto con 5m15cm el que la  proclamaría campeona Regional absoluta.
Natalia Condes sin apenas entrenamientos se presentó en la prueba de 5km marcha, consiguiendo a pesar del calor ser cuarta de Castilla la Mancha.
Nuestro Veterano Manuel Jiménez, quiso despedirse de la categoría M-45 con un podio regional y corrió el 5000, consiguiendo un prestigioso bronce, detrás de dos grandes atletas.
 Después de haber cumplido el reto de cubrir los 50 km en pista, con un cambio radical de prueba no eran las mejores circunstancias pero, nuestro atleta demostró que sabe sufrir y adaptarse a todo.

Y no menos importante sería lo conseguido por Joaquín Lozano el otro atleta local que hace tan solo 15 días cubrió la distancia de los 50km en pista, se presentó en la vecina localidad de Valdepeñas a disputar la reaparecida carrera de la independencia sobre la distancia de 10km . Consiguiendo subir al segundo puesto del cajón en la categoría M-45, otro gran atleta de nuestras filas que saber sufrir y adaptarse a todo.

domingo, 11 de junio de 2017

CARRERA DE LA INDEPENDENCIA (VALDEPEÑAS). VUELVO A PISAR EL PODIO!!!

Tras varios días de descanso después de lograr finalizar el reto de los 50 kms en pista, había que volver a dar zancadas, si bien en  esta época de calor no es tan apetecible como en otras épocas del año, pero el gusanillo hay que “matarlo” y con un par de días de rodaje decidí inscribirme en la reanudación de la carrera de la Independencia, en Valdepeñas, donde se celebraba la edición número 13, rememorando aquella lucha de la ciudad contra la invasión francesa, y que el ayuntamiento junto a el club Extenuación y a favor de la asociación AFAD, organizaron perfectamente.

Con un día caluroso nos presentamos en la ciudad vinatera Ángela y yo, cada uno con un objetivo diferente, pero sin duda a volviendo una vez más a retomar las sensaciones de correr, e intentar disfrutar de una tarde-noche haciendo este deporte que engancha, si bien las condiciones no eran las más idóneas. Antes charlamos con varios amigos de Valdepeñas, destacando el día caluroso y el retorno de esta carrera.

A las 20:30, con el mercurio marcando los 36 ºC, el concejal de deportes dio la salida a los 250 corredores allí presentes, rodeados de personajes vestidos de la época, que rememoraban la batalla del pueblo valdepeñero contra  las tropas francesas, en un circuito en línea recta por la calle 6 de Junio y el Paseo de las Tinajas, con continuos subes y bajas, pero a la vez con buena animación.

El ritmo inicial fue algo exigente, pues no sabía cómo me encontraría tras el parón, pero pronto me di cuenta que no iba para “tirar cohetes”, por lo que aminoré la marcha y los parciales en los puntos kilométricos eran algo por debajo de 4’, un ritmo que debería ser cómodo para mí, pero que no lo era, la alta temperatura hacia estragos, a pesar de los varios avituallamientos, esponjas e incluso mangueras en forma de ducha, pero es lo que tiene nuestra tierra manchega.

Los kilómetros iban cayendo y seguía sin ir a gusto, si bien el ritmo fue mantenido durante toda la carrera, dando alcance a varios corredores, por lo que el fondo acumulado de la preparación a los 50kms me ayudó a finalizar la prueba con un tiempo de 39’20”, a ritmo medio de 3’56”, un marca pobre, pero teniendo en cuenta las circunstancias y el circuito, no está nada mal.

La satisfacción se completó cuando mirando las clasificaciones veo que logré la segunda plaza de mi categoría, esta vez veteranos B, y tras mucho tiempo volvía a subirme al podio en una carrera, algo que sin duda hace ilusión, aunque esta vez las sensaciones no fuesen buenas durante la carrera.

Por su parte Ángela partía con la idea de coger ritmo y ultimar su participación en los 10K de Membrilla, intentando disfrutar del ambiente, aunque el calor reinante fue un hándicap a tener en cuenta, también la dureza del circuito que engañaba con sus continuos subes y bajas.

Ángela fue corriendo de menos a más, siempre en sus ritmos, con momentos de todos, incluso tras finalizar yo compartí unos metros con ella,  saliendo satisfecha de haber logrado de nuevo completar una carrera más este año, y ya van unas cuantas, por lo que nos vinimos a casa contentos de haber disfrutado una vez más del atletismo.

Por mi parte, quiero aprovechar también estas líneas, para felicitar a la organización la idea de retomar esta carrera que espero en años venideros vaya a más, la gran labor realizada por todos los voluntarios y trato al corredor, agradecer  el recibimiento a toda esa gente de Valdepeñas que siempre nos reciben con los brazos abiertos y esperar que esta bonita carrera continúe por muchos años.

jueves, 8 de junio de 2017

LA SUPERCOMPENSACIÓN

Al realizar un esfuerzo físico se produce una alteración del equilibrio orgánico (una alteración en nuestro organismo), y esto lo podemos comprobar por la aparición de la fatiga y se produce una disminución de nuestra capacidad de rendimiento. Una vez que acaba el esfuerzo, durante el tiempo de reposo se ponen en marcha una serie de mecanismos en nuestro organismo para restaurar nuestra capacidad funcional inicial. Estos mecanismos no paran cuando se llegan al nivel básico sino que se compensa en exceso, produciéndose un fenómeno que se llama SUPERCOMPENSACION, que consiste en un aumento del nivel o capacidad funcional.
Si este proceso se repitiese de nuevo mientras duran los efectos de la Supercompensación, el desequilibrio orgánico que produciría ese esfuerzo físico sería menor, es decir, habrá una adaptación progresiva al ejercicio.
Pero esta Supercompensación no dura siempre y pasado un tiempo sin que volvamos a realizar otro esfuerzo físico, volveremos a nuestro nivel anterior y habremos perdidos los beneficios de aprovechar la Supercompensación.
Entonces, en función de cómo se relacionen los esfuerzos y la recuperación puede ser diferente los efectos del entrenamiento.
Cuando se realizan sesiones de entrenamiento con descansos cortos entre ellas, se produce una disminución del rendimiento por acumulación de la fatiga, pero si después acompañamos de una mayor fase de recuperación, la Supercompensación será mayor (Supercompensación positiva acumulada).
Gracias a la Supercompensación, el deportista puede conseguir metas muy altas, pero este efecto solo se logra si el aumento de los esfuerzos ha sido progresivo y los descansos han sido los adecuados.
Teniendo esto en cuenta, vemos que no es necesario entrenar todos los días y la importancia de los descansos y que los entrenos se tienen que adaptar a las diferentes épocas de la temporada al igual que los periodos de recuperación también cambiaran según la época de la temporada.
Hay un dicho que no se puede olvidar:

“EL MEJOR ENTRENAMIENTO ES EL DESCANSO”.

martes, 6 de junio de 2017

AGRADECIMIENTO A LA QUINTA DEL 67 DESDE MANOS UNIDAS.

Desde el grupo de Manos Unidas, queremos agradecer encarecidamente toda la labor que la Quinta del 67 ha hecho posible durante los meses pasados, para poder sacar adelante este maravilloso proyecto de colaboración de correr los 50 kms en pista, con las múltiples formas posibles de participación que se plantearon.
Si es colosal el hecho de llegar a correr 50 kms en pista, considerado desde el punto de vista del esfuerzo humano, es igual de colosal el tamaño de la generosidad de haberse planteado esta forma de colaborar, y hacerlo en beneficio de Manos Unidas. No podemos estar más gradecidos el grupo parroquial, y por ello queremos reconocer públicamente todos los momentos que condujeron a poder realizar la carrera solidaria. Sería larga la lista de agradecimientos si lo hiciéramos persona a persona, por ello lo hacemos de manera colectiva y grupal: gracias a todos los que habéis organizado y a los que habéis participado con vuestra carrera, marcha, u otras formas de colaboración.
Desde el nacimiento e iniciativa de la propuesta de la carrera, pasando por la publicidad que se dio para aglutinar a corredores y participantes, también a todo el proceso en la organización del evento, el ejemplo de unión de toda la Quinta que ha colaborado de manera altruista en todo momento, y todo ello con único objetivo: la generosidad.  Esta generosidad que hace posible que este año la cantidad recaudada esté destinada a la prevención de los efectos climáticos en la agricultura marginal en la India. Que aquella ilusión y sueño con el que un día empezasteis para organizar una carrera solidaria nunca se termine, que vuestro esfuerzo sea siempre correr para ganar la batalla frente a lacras como la marginalidad y la pobreza, pues a todos nos habéis dado una lección de que hay carreras en la vida que se ganan con el esfuerzo y la generosidad, y que con una quinta unida se pueden lograr grandes victorias.
Muchas gracias por que entre todos habéis logrado la meta. Y que nunca nos cansemos de seguir corriendo tras estas metas humanitarias y solidarias.  
Si el deporte nos ha puesto de manifiesto que va unido a otros grandes valores humanos como la generosidad, el altruismo, la solidaridad, la grandeza de espíritu, el sacrificio, el esfuerzo humano llevado al límite, los receptores de los 3000€ recaudados se beneficiarán de este maravilloso regalo. Todo lo que es valioso en la vida comporta unas dosis de esfuerzo y sacrificio, y desde estas palabras queremos reconocer agradecidamente este monumental esfuerzo, que contribuirá a que estas personas destinatarias del proyecto reciban el regalo de una Quinta que ha hecho posible que otras personas sigan soñando con seguir viviendo.



jueves, 1 de junio de 2017

ENORMEMENTE SATISFECHO, AGRADECIDO y EMOCIONADO

POR MANUEL JIMENEZ RUIZ DE ELVIRA
  
                                                                  Primera parte
Ha si es como me siento tras el objetivo cumplido de cubrir la distancia de los 50 km en mi pueblo y en el año de mi 50 aniversario. 

Todo empezó a rondar por mi cabeza en el 2013 cuando mi compañero y amigo Joaquín Lozano, organizó un maratón con motivo de su 42 cumpleaños y a mí me pillo con una lesión grave que me impidió correr aquel 14 de septiembre. La lesión se empezó a alargar y yo pensaba que jamás podría correr una carrera de larga distancia y la idea se empezó a disipar.


Hasta que el año pasado Joaquín me animo a correr el maratón de Sevilla el cual disfrutamos corriendo juntos de principio a fin, como disfrute ese día decidí correr el cto del mundo de maratón, y la cosa no pudo salir peor ya que en el km 24 me vi obligado a abandonar. Con la rabia del abandono me presente un mes después concretamente el 27 de noviembre en la línea de salida de los 50km de los Alcázares, obteniendo la victoria de aquella carrera y además marca personal. Con el subidón de moral que da la victoria empecé a retomar la idea de organizar otra carrera como ya lo había hecho Joaquín, pero la celebración de mis 50 años requería que la carrera fuese de 50km.

Como no podía ser de otra manera se lo comunique a Joaquín, necesitaba su ayuda, y el sin pensárselo dos veces me ofreció todo lo que estuviese en su mano y además se ofreció a correr con migo esa prueba. La mecha ya estaba encendida con mi convencimiento y el apoyo de Joaquín. Solamente nos faltaba darle forma, podíamos hacerla un día,  correr los dos juntos y punto, 129 vueltas a la pista de atletismo un voluntario que nos las fuese contando. Pero pareceríamos dos locos.
Para darle un poco de cordura a la locura de correr 50km en una pista, volvimos a pensar en el modelo que ya utilizamos en el 42 cumpleaños de Joaquín,  que nuestro esfuerzo valga para algo además de la satisfacción personal,  haciendo que fuese una carrera benéfica, donde alguna OENG. se vea beneficiada, en la primera edición fue para la asociación española contra el cáncer y esta vez decidimos cambiar y pensamos donar todo a Manos Unidas que trabaja incansablemente para erradicar el hambre en el mundo de una forma muy efectiva. Porque no entrega alimentos a los que los necesitan si no que les enseña y pone los medios para obtener los alimentos por ellos mismos.

Los dos solos, si además teníamos que correr, no sería suficiente había que invitar a gente a colaborar. Nos pusimos en contacto con Manos Unidas y por supuesto que aceptaron encantados en ayudarnos, ya éramos suficientes, pero para que realmente tenga éxito debemos implicar al mayor número posible de personas. Nos ponemos en contacto con el club atletismo Membrilla y aceptan en colaborar con nosotros. El ayuntamiento también se ofrece a cubrir los gastos del avituallamiento y bolsa del corredor.

Yo sentía que faltaba algo más gente comprometida y ahí se me ocurrió la que sería sin duda la mejor de las ideas, como los quintos del 67 van a celebrar su 50 aniversario y yo soy uno de ellos, les voy a exponer el proyecto que Joaquín y yo estábamos maquinando. En una cita exprés convoco a los quintos y acuden 37 personas, les expongo el proyecto y sin dudarlo me apoyan en la idea demostrando la calidad humanidad de esta quinta.
Ahora si tenemos todos los ingredientes para que esto resulte. 50km no es una distancia muy apetecible, para que vengan a correrla gente de fuera y de nuestra localidad, por lo que pensamos en hacer la II EDICION DE MARATON Y PRIMEROS 50KM SOLIDARIOS EN PISTA.
video
Se elabora un reglamento en el que todo el mundo pueda colaborar y participar sin necesidad de correr ni 42,195m ni 50km. Un video de presentación y lo llevamos a la gala del deporte y lo presentamos a todas las asociaciones deportivas de nuestro pueblo el 3 de marzo ya con la fecha del evento fijada para el 27 de mayo.
Esto es el principio del que finalmente seria unos de los retos que más satisfacción y emoción me han proporcionado a lo largo de mi vida, y es por ello que estoy enormemente agradecido.
                                                                  Segunda parte
A nivel organizativo todo iba sobre ruedas y como faltaban tres meses los detalles darían tiempo de trabajar sobre ellos.

Pero a nivel deportivo la cosa no iba tan bien, Joaquín no terminaba de curarse de una lesión que arrastraba 9 meses y yo a principios de enero caigo en una lesión de rodilla que no me dejaba correr nada, lesión que arrastre hasta mediados de marzo.
 Pero nuestra idea estaba clara había que correr el 27 de mayo los 50km y no íbamos a escatimar esfuerzos para conseguirlo. Dándonos ánimos uno al otro, además Joaquín quería correr en abril el maratón de Paris. Empezamos a compartir los entrenamientos más duros, las tiradas largas de más de 30km y los días de series. Pero no fue hasta a falta de tan solo un mes cuando empezamos a vernos con capacidad de afrontar la prueba decentemente.
Las inscripciones a los 50 habían llegado a 5 atletas y para el maratón 12 y las inscripciones para acompañar a los corredores la última semana no paraban de crecer al igual que las donaciones con el dorsal O. hasta el punto que el día anterior a la prueba ya éramos 230 inscritos, cifra que se vio aumentada hasta los 270 el mismo día del evento, todo un éxito sin precedentes a nivel deportivo en Membrilla, siendo el 90% de la localidad, demostrando una vez más la solidaridad de nuestro pueblo.

Otro dato curioso es la implicación de la quinta del 67, prácticamente 80 inscripciones provienen de los quintos y familiares, eso para mí era impensable se implicaron hasta el punto de que todos éramos una piña, el día de la prueba yo representaba corriendo a los quintos pero todos corrimos ese día los 50km.
Porque era nuestro evento, era nuestro 50 aniversario, era nuestro reto era nuestro proyecto  y así lo demostramos consiguiendo una recaudación muy cercana a los 3.000 euros, destinada íntegramente para el proyecto de Manos Unidas, eso lo sabíamos todos y sin darnos cuenta le cogimos un gran  cariño.
Todavía me emociono cuando lo pienso, y la satisfacción que siento creo que es compartida por toda la quinta. No voy a dar las gracias a los quintos del 67 que hicieron un trabajo impagable, no solo el día de la carrera sino durante toda la semana previa, Los felicito y les doy mi más sincera enhorabuena porque todos conseguimos un reto sin precedentes en Membrilla. Una quinta que será recordada por su solidaridad y por su calidad humana.

Si quiero agradecer al club atletismo Membrilla, sobre todo a la junta directiva y al sector popular del club, al ayuntamiento, y de manera muy especial a Carlos médico del hospital de manzanares que desinteresadamente se ofreció a estar allí 6 horas velando por nuestra seguridad al Igual que lo hicieron Jacinta como enfermera y Milagros como físico, 6 horas que se dicen pronto y que no dudaron en regalarnos.
Los jueces  “Lolo”  que para mí se ha convertido en imprescindible cada vez que quiero organizar algo, y Pedro Román  ayudado por Jose Lozano que se exigió tanto que nos regaló tiempos de paso de los parciales, casi tan exacto como si hubiésemos llevado un chip puesto.  A todos los que vinieron de fuera a cubrir las distancias del maratón y 50km, en especial las hermanas Eva e Idoia Esnaola que de ellas parte la idea original del 2013. Y por supuesto a todos los voluntarios.
Esas donaciones de empresas y particulares, hermandades, también son dignas de agradecer.
Metiéndonos  en carrera Joaquín y yo llegamos a la última semana con buenas sensaciones, solamente nos quedaba el miedo de cómo nos afectaría la doble función que teníamos  organizar y correr.

 Normalmente suele afectar y hace que bajes el rendimiento, pero teníamos una moral de hierro, habíamos soñado con una llegada juntos levantando las manos, como ya lo hicimos dos veces en el maratón de Sevilla.

 Pero esta vez corriendo en unas condiciones extremas de calor, la tensión acumulada de la semana y la alergia que padece Joaquín, no sabíamos si los dos cuerpos reaccionarían de la misma manera. Milimétricamente corrimos dándonos relevos de 10 vueltas hasta la vuelta 95, donde se produjo lo que ninguno de los dos queríamos, Joaquín se vio afectado por algo que aún no se explica, y tuvimos que romper el dúo. 

 El destino lo quiso así, 34 vueltas por delante cada uno sufriendo su calvario por su lado, era lo mejor, hay aparecieron nuestros compañeros de club y se repartieron unos pocos con migo y otros pocos con Joaquín para darnos aliento y animo lo que hizo que las llegadas fueran inenarrables e inolvidables para cada uno de nosotros.
Y ahora solamente me queda agradecer a todos los que han colaborado y participado ha sido un éxito de todo un pueblo, del pueblo de Membrilla.

Para Joaquín no encuentro las palabras exactas, ha sido increíble lo que ha hecho por este objetivo, ha sufrido y nos ha demostrado como se superan los malos momentos, con una voluntad de hierro dándonos una lección de sufrimiento y superación.  Enhorabuena por esa maratón número 20 y tu primer ultra, y muchas gracias por todo lo que has hecho. Sin el esto hubiese sido muy distinto. Gracias compañero.

Felicidades a todos y muchas gracias por el regalo de haber pasado un día inolvidable.